jueves, 22 de noviembre de 2012

ANÁLISIS A FONDO DE FORZA HORIZON


Por fin ha llegado el momento que tanto esperábamos, el poder ofreceros el exhaustivo análisis de Forza Horizon de forzamotorsport.es, en el cual hemos trabajado a conciencia.

Lo que encontrareis a continuación es uno de los análisis más completos y detallados del juego que podréis encontrar en internet, no nos hemos dejado ni un solo resquicio del juego sin probar a fondo, para poderos dar la visión más completa posible de lo que nos ofrece Forza Horizon.

¡Agarraos, que vienen curvas!

Lo primero, es presentaros el argumento básico del juego. La premisa es simple, ya que la historia y los personajes están para justificar todo lo que contiene el juego, por lo que no esperéis momentos memorables durante la historia.

Nada más empezar el juego, nos encontramos a bordo de un SRT Viper GTS reluciente, y tras oír por la radio que Darius Flynt, campeón indiscutible de Horizon los últimos años y toda una celebridad estará también presente este año, casualmente nos lo encontraremos adelantándonos con su Ferrari 599XX, tras lo cual empieza una carrera contra él, en la que tras llegar a la meta establecida, descubriremos que era una mera toma de contacto, ya que veremos como Viper y Ferrari pasan de largo para encontrarnos con el protagonista del juego mirando a un lado. Esta carrera sirve por lo tanto como una introducción y un primer contacto con el juego, sus físicas y manejo.

Siendo el coche de la portada, estaba claro que tenía que tener una aparición estelar.

Nuestro personaje, un silencioso y anónimo conductor que llega a Colorado a bordo de su Volkswagen Corrado VR6, ha venido a participar en Horizon, un festival multitudinario donde los protagonistas son la música y los coches, en el que hay carreras de todo tipo a lo largo de todo el estado. Tras conseguir entrar por los pelos en el festival, empieza nuestra andadura en el mismo, donde el objetivo es llegar a lo más alto y ser los campeones de este año.

  Nuestro primer encuentro con el protagonista.

En el camino, nos encontraremos con varios personajes, cada uno con una función distinta. La más importante es Alice Hart, organizadora del festival, que será la que nos informe de cualquier novedad o nos recuerde cosas a través de un auricular que nos da al principio. Además, está Dak, mecánico del festival, que nos ayudará a poner a punto nuestro coche y a asistirnos con todo lo relacionado con arreglos y mejoras.

 Dak, el experto en todo.

Por último, tenemos a diferentes conductores, que son los rivales más duros a batir en cada nivel de la historia. En total hay siete rangos representados por pulseras que se nos van entregando, cada una de un color. Cada pulsera, además de subirnos de rango, nos va desbloqueando nuevos eventos que cada vez serán más difíciles, hasta llegar al último, donde nos enfrentaremos a finalmente contra Darius Flynt.

Uno de nuestros rivales de final de nivel, Krash Max. Tan desagradable como aparenta en la foto.

Ahora que conocéis la trama, es hora de hablar de los apartados técnicos del juego, aparte de profundizar con detalle en todas las características y funciones que nos ofrece el juego.

Uno de los motivos por los que este análisis se ha hecho a conciencia, entre otros, es que con Horizon es la primera vez en la historia de Forza en la que se lanza un título alejado de Motorsport, lo cual convierte a Forza en una franquicia, con títulos desarrollados por dos estudios diferentes (aunque en continua colaboración) y el riesgo era enorme.

A pesar de que desentone un poco, ese Corrado podrá dar más guerra de la que parece.

Forza Motorsport siempre se ha definido por unas características concretas, algo que en conjunto siempre se ha llamado el “ADN de Forza”, y es una mezcla entre innovación, calidad, y contenido. Y esta ha sido la base de la que partió Playground Studios, coger Forza, darle un aire fresco y totalmente diferente a lo visto hasta ahora, pero que en todo momento se sintiera como uno más de la familia. ¿Lo habrán logrado?  Eso veremos a continuación.

Además de ese “ADN”, hay apartados más concretos que han definido a Forza desde los inicios de la saga, tales como unas físicas excelentes, de lo mejor en consolas (sino las mejores), una selección de coches variada en la que se encuentran coches directamente imposibles de ver en cualquier otro juego jamás hecho antes, unos sonidos elaborados con gran detalle y atención, y por supuesto, la personalización en los coches, con elementos como las mejoras mecánicas y el editor de vinilos, que siempre han acompañado a la saga desde el primer día. Y por supuesto, se debía de respetar al máximo todo, incluyendo tanto como fuera posible, aunque algunos sacrificios se tuvieron que hacer por el camino.

Gráficos:

No sólo se ha intentado llevar el “alma” de Motorsport a Horizon, el motor de Forza Motorsport 4 ha sido la base sobre la que se ha construido Horizon, y hemos comprobado que a pesar de las limitaciones de hardware de una Xbox 360 que ya no puede dar mucho más de si, puede aún ofrecer sorpresas.

Una de estas sorpresas ha sido el retorno de la noche, tras estar ausente en la saga desde el primerísimo Forza Motorsport de Xbox. Y lo hace como nunca, con un ciclo de día y noche continuo, y una iluminación logradísima que hace muy especial el contemplar todo lo que tenemos a nuestro alrededor. Si aparcamos delante de unos árboles al ocaso, veremos cómo los rayos de luz pasan a través de las ramas en tiempo real, iluminando nuestro coche según avanzan.

  Tras una ausencia de ya 7 años, la noche vuelve como nunca al universo Forza.

Los coches lucen tan bien como siempre, puesto que los modelados han sido directamente importados de Motorsport, con los convenientes retoques. Resulta una delicia al llegar la noche ver cómo se encienden los faros, sobretodo en coches con luces escamoteables, y ver iluminarse los diales, indicadores y botones del interior, especialmente en deportivos de alta gama con interiores modernísimos. La importación directa de modelados de Motorsport tiene algunos inconvenientes, y es que los modelados mas antiguos pertenecientes a los primeros títulos de la saga desentonan un poco al verlos junto a los modelados más recientes, y aunque la diferencia no es generacional como pudiera ocurrir con Gran Turismo 5 y el tema de los coches estándar y premium, si que resulta particularmente evidente en ciertos casos.

 Gracias a las mejoras en la iluminación y al propio Colorado, podremos disfrutar de una fotografía sin precedentes.

Además, hay una característica que se echa de menos y es ver suciedad en nuestros coches, algo que sin duda se asocia inmediatamente al meter un coche en caminos de tierra... Quien sabe si igual que vimos las animaciones de cambio de marcha en FM3, podamos ver un parche similar con la suciedad esta vez, aunque no sea más que una idea feliz por ahora.

Pero sin duda el mayor reto ha sido el entorno. Acostumbrados a correr en circuitos cerrados, siendo Nürburgring Nordschleife lo más grande que podíamos encontrar, en Horizon se nos ofrece un vasto escenario ambientado fielmente en el estado de Colorado, en Estados Unidos, que sin llegar a batir récords en tamaño de mapas en videojuegos, sin duda es un récord dentro de la propia saga, no sólo porque compensa tamaño por variedad, ya que cada pedazo del mapa es único, pudiendo alternar entre largas autopistas cruzando desiertos, zonas urbanas relativamente grandes, pequeños pueblos abandonados, carreteras reviradas y con túneles, una presa y sus alrededores, zonas montañosas con ríos y cascadas, carreteras cubiertas de hojas atravesando bosques, etc., sino porque el mismo motor de FM4 logra darnos una distancia de dibujado colosal, en la que bien colocados, podremos ver hasta el otro lado del mapa a kilómetros de distancia (de hecho el festival es visible desde prácticamente todo el mapa, especialmente de noche), gracias a trucos muy hábiles a la hora de programar el juego.

Además, a pesar de no tener peatones visibles, Colorado está tremendamente vivo. Podemos ver bandadas de pájaros, aviones, globos, un géiser, aspersores regando zonas de hierba, una central eólica… 

 Por desgracia, los aspersores no son funcionales, ¡así que nada de lavar el coche gratis!

Pero no todo van a ser carreteras, ya sean asfaltadas o no, ya que podremos llegar con el coche a algunas áreas abiertas de mayor o menor tamaño, la mayoría diseñadas para hacer fotos, ya sea un simple arcén de tierra, un hueco para estacionar el coche entre las vallas del festival, la entrada a un cine en las afueras del observatorio, un edificio de telecomunicaciones y su entorno (llamado Media Center) o la mayor atracción de todas, un gran campo de golf sin valla alguna por el que podremos practicar habilidades off-road o directamente pasar un buen rato ya sea en un jugador o en multijugador saltando y brincando por las elevaciones del mismo.

A pesar de que es lo mas tentador, no es recomendable intentar pasar a toda velocidad los desniveles del campo de golf, normalmente no acabará bien la cosa...

Además, los entornos donde se desarrolla el festival y las carreras están tremendamente vivos, con una atmósfera que recuerda mucho a lo visto en DiRT 2. Por ejemplo, en la zona donde se celebra el festival y que ocupa el centro del mapa podemos ver varios escenarios, iluminación con lásers, fuegos artificiales, atracciones de feria, globos, tiendas de campaña y muchísima gente animando, disfrutando de la música, tomando fotos… y con coches pertenecientes a participantes a Horizon en constante movimiento. El ambiente general de festival de música veraniego está tremendamente logrado. Por último, encontraremos elementos destruibles a lo largo del mapa, como señales, vallas, mesas de picnic y similares, para añadir un plus de diversión a nuestro recorrido por el mapa.

 El festival de noche es una auténtica explosión de luz y colores, siendo un escenario perfecto para la fotografía.

Aunque por supuesto, no todo iban a ser ventajas. Esta carga extra gráfica ha hecho que haya que recortar en otros lados. Adiós a las carreras con 16 jugadores (tanto en un jugador como en línea), y también a los famosos 60 frames por segundo de los que siempre ha presumido Motorsport. Aunque a 30 FPS Horizon hace un gran trabajo y al poco rato no nos daremos cuenta, el recorte está ahí pero era necesario a cambio de darnos esta gran experiencia visual.

Sonido:

De nada sirven unos buenos gráficos sin un sonido de calidad que esté a la altura. Los sonidos de los coches siguen manteniendo el gran nivel que nos dejaron los últimos Motorsport, incluyendo los sonidos al realizar mejores a nuestros coches, pero no sólo eso. Simplemente parando el coche podremos ver hasta donde se ha cuidado este apartado, podremos oír pájaros, el viento…si cerramos los ojos casi sentiremos que estamos ahi realmente. Y como no, hablando de sonidos, siendo el corazón del juego el festival Horizon, que aúna coches selectos y buena música, la banda sonora tenía que estar a la altura. Como inconveniente se podría decir que los coches no suenan tan “jugosos” como en Motorsport, y el protagonismo está más repartido entre ambiente, música y coches.


Si no te gusta la música del juego, a pesar de la variedad, siempre podrás apagar la radio del coche.
Usando la asistencia del DJ Rob da Bank de la BBC Radio, se ha dividido la selección musical en tres emisoras de radio diferentes que podremos escuchar mientras conducimos:

Por un lado tenemos Horizon Bass Arena, hogar de música dance y electrónica, tales como el dubstep, electro, o el drum & bass, donde encontramos temas de Avicii, Nero, Chase & Status o Modestep. Luego, también está Horizon Pulse, con una selección de música indie que incluye temas de Foster the People, Phoenix, Tesla Boy o Friendly Fires. Por último, Horizon Rocks, en el que como por el nombre podréis intuir, están grandes temas del género en su vertiente más moderna incluyendo a grupos como The Black Keys, Lostprophets, Arctic Monkeys, The Hives e incluso The Stone Roses. En definitiva, hay de todo para todos.

 
La música y los rugidos de los motores nos acompañaran donde quiera que estemos.

Pasamos ahora a los protagonistas por excelencia de Horizon y de Forza en general, los coches.

Coches:

La mayoria de los que encontraremos en Horizon vienen de Forza 4 como decíamos anteriormente, incluso el mismo modelo 3D, pero no ha sido un simple "copiar y pegar" como se ha llegado a proclamar en la red tan alegremente. Hay que recordar que se les ha tenido que hacer una gran puesta a punto para adaptarlos a Horizon, empezando por las luces.
Por primera vez desde hace mucho tiempo son funcionales, y eso ha implicado sólo para empezar el tener que hacer que cada faro se ilumine correctamente, incluyendo por ejemplo las luces opcionales del kit para el Ford F-150 Raptor, y por supuesto los salpicaderos, donde cada botón está iluminado como debería, y del color correcto. 

 De no ser porque las luces de la defensa policial no funcionan, el Dodge Charger tendría el honor de ser lo más temible que podemos ver de noche, asi que ese honor pasa por derecho propio al Ford F-150 SVT Raptor.

Esta atención también se aprecia en el exterior, los coches clásicos tienen luces amarillentas, los más recientes, blancas o ligeramente azuladas. Y por supuesto, los coches que equipan luces de día, las tienen simuladas también, estando encendidas todo el tiempo, independientemente de que sea día o noche. También se tuvieron que adaptar los daños de cada coche, los shaders, texturas... ha habido mucho más trabajo de lo que parece.

Pero sin duda la parte más importante es la lista. Puede parecer que 143 coches comparados con los más de 670 que ofrecía son pocos, pero hay que tener en cuenta el cambio de aires con respecto a Motorsport. 

Como Ralph Fulton, director creativo de Playground Games dijo, se trata de usar coches que encajen en un festival, coches que la gente quisiera mostrar. Por ello, primero se eliminaron los coches más cotidianos y ortodoxos. No encontraremos un Toyota Aygo, un Kia Cee’d o una Ford Transit, pero sí que nos reencontraremos con el Volkswagen Beetle, o coches como el Austin Mini, gran demandado por la comunidad y que por fin hace su debut en Horizon.

De todas las clases, de todos los años, de todos los paises... pero todos los coches encajan en Colorado de una forma u otra.

Por otro lado, se eliminaron igualmente los coches de carreras. Era lógico que nadie llevaría a un festival un Audi R18 o un Lexus Super GT. Aunque aquí también se ha hecho el “favor” de conservar algunos coches que, aunque enfocados a competición, son legales en carretera (o por lo menos no son de competición 100%), coches como el Radical SR8 LX, o el Pagani Zonda R aún están disponibles para comprar.

Sólo con este primer filtro inicial, la lista se reduce mucho, quedando una selección muy ajustada, y aunque podremos ver algunas ausencias un poco incomprensibles (Como la desaparición de muchos muscle cars que encajaban perfectamente) si es cierto que algunos fabricantes no querían participar en un juego con un mundo abierto, carreras callejeras, y tráfico contra el que podemos chocar, así que habrá que vivir con ello, y es que el tema de las licencias podría dar para varios artículos.

Precisamente hasta en el tráfico se nota el nivel de atención de PG. No sólo cumplen su función como representación del pueblo civil de Colorado (puesto que no hay peatones) si no que circulan en coches reales, y muy típicos del lugar, coches como un GMC Yukon XL, el clásico Toyota Corolla de mediados de los noventa, híbridos y eléctricos como el Toyota Prius o el Nissan Leaf, o incluso camiones licenciados, de la marca Kenworth.

Al menos por ahora, el único Volvo que encontraremos en Horizon es este XC70 del tráfico.

Pero no todos los coches de Forza Horizon serán tan fáciles de conseguir como ir a la tienda y comprarlos. Hay 9 coches abandonados, todos ellos clásicos y modelos a cada cuál más exótico, que se irán descubriendo a lo largo del juego. La mecánica es simple. Mientras estamos jugando, oiremos en la radio un rumor sobre un determinado modelo abandonado en una zona. Entonces, Alice por el auricular nos dará más detalles, junto a la zona donde se encuentra el coche marcada en el mapa, para tener una idea algo más concreta de donde buscar.

Nuestro protagonista y Dak contemplan un Plymouth Cuda recién descubierto.

Una vez dentro de la zona, sólo hay que explorar buscando un granero con el coche dentro, y una vez nos acerquemos, veremos a nuestro personaje acompañado de Dak, el mecánico, quien nos contará algo sobre el coche, para acto seguido, comunicarnos que lo restaurará. Cuando esté listo, nos avisará, y sólo hemos de pasarnos por su taller para recogerlo, gratis. Más simple no puede ser.

 Un Bugatti EB110S de apenas 20 años será uno de los coches que nos espera cogiendo polvo en un lugar aislado.

Los coches son aleatorios, de modo que el orden en el que nos aparecen varía según el juego. La frecuencia con la que aparecen tampoco es fija, por lo que puede llevar algún tiempo el conseguirlos todos.

Nuestro protagonista y Dak inspeccionan un Aston Martin DB5 abandonado con impactos de bala en una puerta... ¿se apellidaria el dueño original Bond?

Conviene mencionar que aquellos que tengan en su disco duro una partida guardada de Forza Motorsport 3 o 4, serán obsequiados con una serie de coches (en función del nivel de jugador que tuviéramos en el juego anterior) desde el principio, que facilitarán algo las cosas y nos evitarán tener que comprar ciertos coches y ahorrar así algo de dinero.

Nada más entrar en nuestro garaje por primera vez, se nos obsequiarán los coches.

Además, hay 5 coches (Aston Martin Virage, Ferrari 458 Italia, Mercedes-Benz SLS AMG, Nissan 370Z, y Volkswagen Golf R) que sólo se pudieron obtener reservando el juego en tiendas seleccionadas, y suponemos que con el tiempo se podrán descargar en un pack especial como ya ocurriera con Forza Motorsport 4.

Otros 5 coches (Audi R8 GT Spyder, Koenigsegg Agera, Lamborghini Sesto Elemento, Pagani Huayra y RUF RT 12 R) sólo vienen en la edición coleccionista del juego junto a otros 5 coches ya disponibles en el juego para todos, pero con decoraciones especiales.

 Sólo los desarrolladores pueden obsequiarnos los coches unicornio, como este Saleen S5S Raptor.

Pero además de los coches abandonados, hay otros 16 coches especiales, los llamados unicornios, que ya son tradición en la saga Forza, y sólo se pueden obtener de mano de Turn 10. Se ganan de múltiples formas, como participando en concursos, asistiendo a competiciones con los desarrolladores, etc. La lista de unicornios es muy variada esta vez, y podemos encontrar coches como un Ford Fiesta o un Honda CR-X a un Saleen S5S Raptor o un Ferrari Dino 246 GT, lo que añade un desafío adicional y toda una motivación para conseguir todos los coches del juego.
Ahondando más en el juego, es hora de hablar de las carreras, eventos y desafíos que nos podemos encontrar.

Jugabilidad/Diversión:

Nuestro protagonista alardea de nueva pulsera.

Como mencionábamos antes, cada pulsera desbloquea pruebas únicas, que consisten en carreras de punto a punto, de circuito, carreras callejeras no oficiales de Horizon (por lo que no habrán vallas ni indicaciones, tendremos que esquivar tráfico y dependeremos del GPS y nuestra habilidad para no equivocarnos de camino) y además, unos eventos especiales que son sin duda una de las partes más divertidas del juego. En estos eventos, se nos facilita un coche, y debemos de competir en algunos casos con otros coches idénticos, y en otras, más estrafalarias, contra helicópteros, aviones, o globos. Si ganamos, además nos regalan el coche usado.

 Competir contra un helicóptero nos parecerá normal después de unas cuantas carreras del estilo.

Además, según completamos carreras en un nivel se nos van dando puntos para llegar al siguiente. Una vez alcanzado, Alice nos pedirá que vayamos a verla para que nos de la siguiente pulsera, pero antes, el rival principal del nivel en que nos encontramos nos retará a una última carrera, en la que si ganamos nos quedaremos su coche, como gran final.


 No hay mejor venganza contra un rival molesto que quedarnos su mas preciada posesión.

Además, tenemos un indicador de popularidad: hay 250 pilotos en Horizon, y haciendo maniobras arriesgadas, incluyendo el destruir objetos que nos encontremos por el camino, y maniobras de precisión, como esquivar tráfico, iremos ganando puntuación aunque si chocamos, perdemos los puntos acumulados (es decir, una mecánica similar a los Kudos de Project Gotham Racing y que debe su presencia a que en PG hay antiguos trabajadores de Bizarre Creations), con estos puntos además de subir puestos en la tabla, sumaremos puntos en desafíos personales patrocinados por marcas en las que ganaremos dinero según avanzamos de nivel, como por ejemplo, desafíos de uso de freno de mano o número de saltos en el aire.

 Sólamente el salir haciendo rueda ya empezará a hacer andar la máquina de la puntuación.

Por último, según conducimos por Colorado, nos encontraremos otros conductores del festival corriendo por ahí, a veces solos, y a veces junto a otros pilotos (de forma bastante temeraria, hay que decir) y si queremos ganar un dinero extra, podremos ponernos detrás de ellos, para tener la opción de retarles en una improvisada carrera de punto a punto, en el que cuanto más difícil sea el oponente (por diferencia de nivel entre ambos coches) más dinero nos llevaremos.

Aunque la diferencia entre coches sea grande, siempre se puede contar con que el rival se estrelle accidentalmente, o "accidentalmente"...

Pero por si esto no fuera suficiente, el propio mapa de Horizon nos da desafíos. El primero, es circular por cada carretera del mapa, tanto zonas asfaltadas como no, para desbloquear un logro. Además, hay repartidos por todo el mapa carteles de descuento de Dak, 100 en total, y cada cartel que rompamos nos dará un 1% de descuento en las mejoras a nuestros coches, de modo que aparte del consecuente logro por encontrar todos, las mejoras serán totalmente gratuitas.

Para ayudarnos en esta labor, si pasamos cerca de uno y no lo vemos, en el mapa aparecerá un punto de color rosa que se mantendrá de ese color hasta que rompamos el cartel, para entonces volverse de color gris. Además, se nos ofrece la posibilidad de comprar un “mapa del tesoro” por 5 símbolos (Con los símbolos además se pueden comprar coches, aunque para comprar los símbolos hay que usar dinero real. Con la edición coleccionista, se nos regalan 3 de estos símbolos), dónde se nos revela la posición de todos los carteles.

Lo último que nos ofrece el mapa por descubrir, son las denominadas Avanzadas, diez en total, que son sitios donde podremos cambiar de coche sin tener que viajar hasta el festival. También podremos ir de avanzada en avanzada automáticamente, sin tener que ir por carretera, y así ahorrar tiempo, aunque cada viaje cuesta 10.000 Cr. De igual forma podemos viajar a cualquier parte del festival, como el club de coches, el garaje de Dak o la tienda de pintura directamente de forma gratuita.

 Las avanzadas sin duda nos serán de ayuda estemos donde estemos.

Para evitar tener que pagar en los viajes entre Avanzadas, cada una de las avanzadas nos ofrece tres pruebas diferentes, que nos van descontando precio hasta que al completarlas nos saldrán gratis los viajes. Tenemos un desafío de velocidad, en el que se nos dará un coche de muy alto rendimiento para batir una velocidad establecida en un radar, también tenemos un desafío fotográfico, donde se nos entrega un coche especialmente bonito para fotografiar en un lugar determinado con los elementos que se nos indiquen, y para ello hemos de llegar hasta el lugar sin dañar el coche. Por último, tendremos un desafío de habilidad, donde se nos entrega un coche con mucho nervio, y donde a lo largo de una ruta fija, deberemos hacer acrobacias para superar una puntuación determinada antes de que acabe el tiempo.

Uno de los retos de fotografía será coger ese Lamborghini Miura y fotografiarlo en un área desértica.

Dificultad:

Como buen título Forza, Horizon nos ofrece gran cantidad de opciones ajustables para hacer el juego más fácil o más difícil y adaptarlo a nuestras preferencias. Si activamos todas las ayudas el juego tiene un manejo bastante sencillo y arcade, mientras que si las desactivamos todas, tenemos un manejo bastante realista, aunque no llega a lo visto en Forza Motorsport 4, y alguno ahora se preguntará “¿pero las físicas no eran las mismas?”. La respuesta es “sí”, pero necesita ser matizada.

Forza Horizon usa el mismo motor de físicas que Forza Motorsport 4, pero eso no significa que los coches se comporten exactamente igual, ya que una cosa es el motor que calcula cómo deben reaccionar los coches ante determinadas situaciones, y otra muy distinta son los valores que se le hayan dado a cada coche, y ahí es donde radica la diferencia. En Horizon los coches tienen un manejo más simple y permisivo que en Forza 4, a pesar de que las características de cada coche son las mismas, lo cual permite ser bastante mas agresivo a la hora de conducir, ya que los errores se pagan menos caros, y resulta bastante menos complicado corregir un derrape o dosificar el gas al salir de las curvas, ya que en general los coches son más dóciles, pero sus peculiaridades siguen estando ahí. Un Lancer Evo X será un coche muy fácil de conducir y con muchísimo agarre, aunque algo subvirador, mientras que un Mustang Boss 429 tendrá una tendencia claramente sobreviradora, será pesado, y costará llevarlo recto. En ese sentido, cada coche es único en su manejo.

Si nos gusta el realismo, Horizon seguirá siendo capaz de ponerte las cosas un poco difíciles o mucho, según cada uno.

En cuanto a ayudas, disponemos del ABS, el control de tracción (no el de estabilidad, que desaparece), la ayuda a la dirección y la famosísima línea de conducción que sigue presente a pesar de que ya no estamos en circuitos, además podemos activar ayudas que harán que la dirección y el frenado sea prácticamente automático, ideal para los pequeños de la casa. Tenemos también la posibilidad de jugar con cambio automático, manual y manual con embrague como viene siendo habitual. Los daños se pueden desactivar aunque esta vez son puramente cosméticos y no afectarán a la mecánica en ningún caso. Por último, la función de rebobinado vuelve a hacer acto de presencia con un funcionamiento idéntico al visto en Forza Motorsport 3 y 4, sólo que esta vez también sirve para poder acceder a una repetición de los últimos segundos cuando estemos fuera de una carrera, en modo de conducción libre.

  En las carreras de circuito, según la dificultad, nos podrá costar el alcanzar la 1ª posición casi el total de las vueltas.

Y ahora toca hablar sobre la IA. La IA tiene cuatro niveles de dificultad, que son “fácil”, “medio”, “difícil” y “demencial”. El salto de dificultad entre niveles es bastante equilibrado, y el nivel más difícil hace honor a su nombre, resultando realmente complicado quedar primero en ciertas carreras jugando en ese nivel, y es que la IA de Horizon es tremendamente rápida y buena.

Por lo general son bastante respetuosos con nosotros y pocas veces les veremos colisionando entre ellos o con nosotros mismos, y eso se aplica también al tráfico, e incluso les veremos tomar atajos o tender encerronas, apartándose en el último segundo cuando se encuentran un coche del tráfico para que nos lo comamos nosotros (esto en las carreras ilegales).

Hablamos de una IA muy limpia, más que en Forza Motorsport 4, lo cual no deja de resultar sorprendentemente. Aunque como en la gran mayoría de juegos de coches de hoy día, sufre de “rubberbanding”, un truco para aumentar la intensidad de las carreras de forma artificial que en ocasiones puede resultar muy evidente y que consiste en que si quedamos muy descolgados la IA baja el ritmo para que podamos atraparla, pero una vez lo hacemos aumentan el ritmo y resulta más complicado deshacerse de ellos. Aun con todo, la IA en este caso está a la altura de las circunstancias y es uno de los mejores aspectos del juego.

Personalización/Comunidad:

Una de las señas de identidad de la saga es la personalización de nuestros coches, un apartado que se ha introducido en Horizon sin apenas grandes cambios.

Vuelve el famoso editor de vinilos que ha acompañado a Forza desde el primer día, con una mecánica igual a la que podemos encontrar en Forza Motorsport 4, juego del que además podremos importar siempre que queramos nuestros grupos de vinilos, incluso nuevos grupos creados a posteriori.

 Si nos gustaba crearnos nuestras propias decoraciones en anteriores Forza, en Horizon no echarás nada en falta.

Sin duda la gran novedad es la introducción de pinturas mate para pintar nuestros coches, ya que aunque en Forza Motorsport 4 algunos coches incluían este tipo de acabado en colores de fábrica, no se podía usar a voluntad, algo que sí es posible ahora. 

Los fans del acabado mate están de enhorabuena, aunque el factor novedad implique ver coches mate por todos lados.

Según elijamos a la hora de pintar, podremos dejar el acabado mate en todo el coche (lo cual dejará también mate el color de los vinilos que usemos en todo el coche) o sólo determinadas partes, como el capó, las llantas o los retrovisores, las mismas partes que se pueden pintar por separado desde siempre.

Pero por supuesto, un editor de vinilos pierde mucho potencial sin el famoso escaparate de Forza Motorsport 3 y 4 donde poder vender y comprar diseños, otro elemento que también está de vuelta en Forza Horizon, con una mecánica también igual a la que estamos acostumbrados.

 Sólamente cambia el estilo y los colores, pero el escaparate conserva la misma funcionalidad de siempre.

Del mismo modo, las opciones de personalización vuelven con prácticamente las mismas opciones que en Forza Motorsport 4, incluyendo los swaps de motor, o de compresor/turbo en aquellos coches en los que se pueda, aunque por el camino se han quedado los swaps de transmisión (por ejemplo, para convertir un tracción delantera en un tracción trasera o tracción total) y además, el editor de tuneos, por lo que entre otras cosas, no se pueden ajustar las relaciones de marchas, uno de los mayores inconvenientes debido a que muchos coches llegarán al corte antes de poder alcanzar su velocidad máxima posible en base a su preparación.

 No os preocupeis, hacer cosas como plantar el motor de un SL 65 AMG a un 300 SL seguirá siendo posible.

 Y dado que ya no hay tuneos, no sólo se pierde el escaparate de tuneos, como es de esperar, tampoco se pueden vender coches, ya que desaparece la casa de subastas. Sólo podremos vender y comprar diseños completos y grupos de vinilos, aunque ya que la personalización de los coches se reduce a piezas y diseños, y las piezas una vez rotos los 100 letreros de Dak son gratuitas, hace que no sea tan vital como en Forza Motorsport 4, donde se necesitaba un tuneo y coche muy específico dependiendo del circuito o evento a realizar, mientras que en Horizon es todo más homogéneo.

De igual modo, si no estamos muy seguros de que hacer o no queremos perder tiempo, las mejoras automáticas se mantienen, para dejar el coche en la clase deseada con un sólo botón.

Adicionalmente, el modo foto también vuelve, esta vez sin recorte alguno, con las mismas opciones que en Forza Motorspot 4 de nuevo, con la posibilidad de subir al servidor web tanto fotos normales como “big shots” (recordemos, fotos a tamaño original sin compresión en formato .bmp) y también con la posibilidad de ver las fotos de otros usuarios. Y aunque no hay opciones nuevas (mismos parámetros configurables y filtros, aunque sí que tenemos una nueva opción para reparar el coche si queremos para la foto, y que no salga el coche destrozado en la misma, manteniéndose además la reparación una vez volvamos a la carretera) la ventaja del modo foto esta vez es el escenario y el ciclo día/noche, que nos permitirá realizar fotos que hasta ahora eran imposibles de hacer en Forza, como un coche atravesando una autopista llena de tráfico en plena noche, lo cual hará las delicias de los aficionados a la fotografía.

Como en otros tantos elementos, el modo foto nos será muy familiar si venimos de jugar Forza Motorsport 4.

Por último seguimos teniendo la opción de crear vídeos de hasta 30 segundos partiendo de una repetición. Al igual que en Forza Motorsport 3 y 4, sólo tenemos que seleccionar la opción desde la repetición, elegir la calidad de vídeo, la duración (de 5 a 30 segundos en incrementos de cinco segundos) y la velocidad, y la consola procesará el vídeo y lo subirá a la web para que podamos descargarlo de allí. Desgraciadamente, las repeticiones de Horizon son bastante mediocres, y prácticamente todas las cámaras son giratorias alrededor del coche, sin cámaras cinematográficas o estilo TV, lo cual es una pena dadas las posibilidades que ofrece el juego en ese aspecto.

Multijugador:

El multijugador ha sido una de las partes más cuidadas del juego, debido a las grandes expectativas que dan los elementos introducidos en Horizon y que prometen mayor diversión que en cualquier otro juego de la saga.

En primer lugar, tenemos los clubes de coches, heredados también de Forza Motorsport 4, en el que ya seamos líderes creando uno, o simplemente miembros uniéndonos a uno ya creado, podremos tener un grupo de personas con las que podremos competir y correr directamente, ya que los miembros son los que tendrán prioridad a la hora de proponernos retos o comparar nuestros tiempos una vez acabada una carrera.

Gestionar y/o moverse por un club será tan sencillo como de costumbre.

Al igual que en Forza Motorsport 4, en el club dispondremos de un garaje común, en el cual podremos añadir nuestros coches para poder dar la oportunidad a otros miembros de llevar un coche específico que pueda interesar al grupo. Entrando ya en lo que podemos hacer en línea, ya en modo de un jugador nos encontramos con diversos elementos online para darle más vida y darnos retos extra. Aparte de características online de las que hemos hablado, como el escaparate de diseño, tenemos el modo rivales que vuelve de Forza Motorsport 4, y los radares de velocidad.

El modo rivales funciona de 2 formas. La primera forma se manifiesta en modo de reto al acabar cualquier carrera de la trama del juego. Una vez completada, se nos dará la oportunidad de batir un tiempo mejor al nuestro, ya sea de nuestro club de coches o cualquier jugador de Horizon, y como siempre, si se bate su tiempo, recibiremos una recompensa en forma de dinero, aunque podemos elegir si deseamos aceptar el reto o dejarlo para luego. 

Aunque la recompensa final no sea emotiva, siempre queda la motivación de intentar superar a un amigo.

Por último, tenemos el modo “clásico”, es decir, accediendo desde la central de carreras, (en la que además podemos consultar los marcadores y comparar nuestros tiempos de cualquier evento y carrera del juego con nuestros amigos y cualquier jugador de Horizon, además de ver nuestra experiencia en línea, en otras palabras, el nivel alcanzado en el modo multijugador que también se hereda de anteriores títulos) podremos, al igual que en Forza Motorsport 4, elegir entre eventos de rivales mensuales, que se renuevan cada mes, y eventos fijos, y luego, las pruebas del juego que ya hayamos hecho hasta ahora, es decir, la forma manual de batir los tiempos de otras personas en las carreras de la trama tanto si no aceptamos el reto en su momento, como si queremos seguir batiendo nuevos tiempos.

Por supuesto, hasta no acabar todas las carreras del juego no tendremos acceso a todos los modos rivales, ya que se van añadiendo según desbloqueamos pulseras hasta llegar a la séptima, donde ya estarán todas disponibles.

El otro elemento que se nos ofrece, que son los radares de velocidad (que también funcionan en modo multijugador) tienen una mecánica tan simple como cabe esperar. Hay varios radares repartidos por todo el mapa, de dos tipos. El radar clásico que detecta nuestra velocidad en un punto concreto, y “zonas de velocidad” en los que se usan radares de tramo, en el que se medirá nuestra velocidad media entre el radar inicial y el final en una sección de carretera. Algunos estarán colocados en curvas reviradas y otros sitios complejos, para añadir dificultad, y el objetivo es pasar a través de ellos lo más rápido posible. La dificultad y el reto añadido es que si un amigo nos supera, se nos notificará en el centro de mensajes (lo cual puede resultar en una auténtica cascada de mensajes según nos superen) y se nos preguntará si deseamos intentar batir su marca.

La mejor manera de vengarse de los radares reales, pulverizar ya sea literalmente o no los que encontramos en Colorado.

Adicionalmente, el centro de mensajes nos notificará sobre movimientos en el club de coches en caso de pertenecer a uno, aparte de informarnos del dinero que hayamos podido conseguir vendiendo vinilos y/o diseños, y noticias sobre nuevos DLC o nuevos modos rivales, entre otros.

Las diferentes categorias nos ayudarán a leer los mensajes que queramos y no perdernos en un mar de desafíos de rival o velocidad de radar superado.

Pasamos ahora al modo multijugador. Una vez en el, accediendo desde el menú principal, se nos ofrece la posibilidad de buscar partidas, buscar partidas personalizadas, crear una nosotros mismos, y de invitar a amigos a la sesión.

Desde este menu gestionamos que empezaremos a hacer según lleguen amigos a la sesión.

Buscando partidas normales, se puede elegir la mecánica, desde Social Racing, donde se pueden elegir las mejoras y el coche, hasta Pure Skill, donde no se elige nada, y automáticamente se cambia el trazado y el coche tras cada carrera, pasando por Playground, que sólo alterna entre los modos más despreocupados y divertidos del juego, como Gato y Ratón, Rey e Infectado.

Si lo que queremos es competir contra otras personas sin complicarnos con quien configura todo, las partidas normales serán nuestra mejor opción.

La diferencia con buscar partidas personalizadas, es que estas son creadas por otros usuarios, y es el líder de cada partida quien decide los detalles de la carrera, desde el modo de juego a la dificultad, mientras que en una partida normal la mayoría de la configuración o toda, dependiendo de la opción que elijamos, la decide la máquina.

En caso de elegir buscar una partida personalizada, directamente podremos buscar el modo de juego que nos interese más. Tenemos los modos clásicos de carrera, como carrera de punto a punto, circuito, y carrera callejera, y aparte los modos de recreo mencionados antes, Infectado, en el cual un jugador debe atrapar al resto chocando contra ellos, y donde los jugadores según se vayan infectando van a por los supervivientes, hasta que no quede nadie, una especie de versión automovilística del “pilla pilla”. Además, tenemos Rey, que podría definirse como el modo Infectado pero al revés. Un jugador es el “rey”, y tiene una corona, y los demás jugadores deben intentar arrebatársela chocando contra el. Gana quien más tiempo logre tener la corona una vez acabe el tiempo. Por último, tenemos el modo Gato y Ratón, en el que los jugadores se dividen a voluntad en 2 equipos, rojo y azul, en el que hay coches poco potentes que son los ratones, y coches mucho más potentes, que son los gatos. El objetivo, es que el ratón (o ratones) de un equipo lleguen a meta antes que los del otro, y para ello, los gatos han de, respectivamente, atacar a los ratones del equipo contrario para que no lleguen primero, y defender a sus ratones de los ataques de los gatos del equipo contrario.

Si decidimos crear una partida, nos convertimos en líderes de la misma y por lo tanto somos los encargados de configurar todos los aspectos que queramos, desde el modo al tiempo del día. Pero si lo que queremos es relajarnos un rato sin competir, podemos seleccionar el modo de conducción libre, en el cual estaremos en el mapa entero del juego abierto, junto con nuestros amigos, para poder recorrer Colorado a placer.

 Al crear la sala podemos elegir cualquier parámetro al gusto personal o común, según el caso.

Pero además de poder circular junto a amigos y otras personas en línea, el modo libre tiene algunas peculiaridades respecto a circular en modo un jugador. Por ejemplo, al ser varias personas las que están a tiempo real en el mapa, al pausar el juego, la actividad sigue en segundo plano, por lo que si pausamos mientras íbamos a toda velocidad por una carretera con curvas, seguramente al volver a la partida encontraremos nuestro coche estampado contra una valla. 

 Además, si no tenemos al menos el coche gratuito de cada pack DLC, los coches de nuestros amigos se convertirán en el equivalente de los VW Bora en FM4, en este caso, BMW M3 completamente negros.

Por desgracia, al no poder pausar todos los coches a la vez, tampoco puede haber modo foto, por el mismo motivo, por lo cual no podremos hacer sesiones de fotos en conjunto (la única opción para poder hacerlo es jugar una carrera, guardar la repetición, y desde la misma, hacer las fotos, en otras palabras, al igual que se hacía en Forza Motorsport 4).

Al igual que en anteriores títulos Forza, podemos ir subiendo de nivel según ganamos experiencia y carreras, sólo que esta vez cada subida de nivel va acompañada de un regalo. Nos aparecerá una ruleta con distintos premios, desde coches hasta créditos, y se parará dándonos un premio aleatorio, lo cual resulta un incentivo para seguir jugando online. Una vez lleguemos al nivel máximo tenemos dos opciones: Quedarnos ahí, o reiniciar el nivel y empezar de cero (similar al modo prestigio de los Call of Duty), aunque no obtendremos regalos al subir de nivel pero sí se nos hará una distinción ya que el número que identifica nuestro nivel aparecerá en color verde en lugar de color amarillo.

Por último, el modo libre curiosamente no contiene tráfico ni conductores de la IA (Es decir, estaremos nosotros y nuestros amigos solos en el mapa) y además, la mayoría de diseños y vinilos, no los podrán ver otros jugadores (pero si en una carrera)

Además, existen los denominados desafíos cooperativos, que son retos a completar en equipo para poder ganar cuantiosas cantidades de dinero, y que van desde conducir la friolera de 12.875 km. (Por eso, cuantos más amigos mejor, ya que se suman los kilómetros recorridos en conjunto) hasta llegar de un punto A determinado hasta un punto B en un coche o tipo de coche específico al anochecer y llegar antes de que amanezca.

Gracias a los desafios cooperativos, todos tendremos un objetivo común a batir, y algo que hacer aparte de pasear por ahi sin más.

En definitiva, todo un abanico de opciones para poder pasar un gran momento en compañía de amigos, y que sin duda ayudan a dar más vida al juego una vez completado el modo de un jugador.

Interfaz/HUD:

Horizon usa unos menús distintos a lo visto en Motorsport, aunque son igualmente intuitivos. Por un lado, tras la pantalla de bienvenida el juego ya nos hace elegir entre “Un Jugador” y “Multijugador”, aunque en cualquier momento podemos cambiar entre ambos modos

Este será el único menú real a lo largo del juego.

Dentro de “Un Jugador” no hay un menú principal al uso, si no que las opciones principales se encuentran representadas por “stands” en el centro del festival. Hay seis stands: Tenemos “Feria del automóvil”, donde podemos comprar coches así como venderle al juego aquellos que ya no necesitemos. En “Club de coches” es donde podremos crear un club o solicitar unirnos a uno ya existente, así como gestionarlo si somos líderes o colíderes de un club. En “Garaje de Dak” es donde podréis cambiar de vehículo, instalar mejoras visuales y de rendimiento, y será también donde se recogen los coches abandonados una vez hayan sido restaurados. En “Bazar” es donde podréis consultar qué DLC se encuentra a la venta y comprarlo si queréis, aparte que aquellos que tengan el Season Pass deberán descargar los packs obligatoriamente desde aquí, ya que desde el Bazar de la consola se les cobraría el precio del DLC correspondiente. En “Taller de pintura” es donde podéis cambiar el color de vuestro coche, crear vinilos y diseños o cargar los que ya tengáis, y acceder al escaparate para comprar diseños y vinilos o vender los vuestros propios. Por último, en “Central de carreras” es donde accederéis al modo Rivales, a los Marcadores, y también donde recogeréis las distintas pulseras una vez paséis al siguiente rango.

 Por ejemplo, si accedemos al garaje de Dak, encontraremos el equivalente a las mejoras técnicas de FM4.

Después, haciendo pausa accedemos al resto de opciones como son el mapa, el centro de mensajes donde recibiréis las notificaciones sobre modo rivales, desafíos de Turn 10, noticias, etc., el modo foto, opciones de perfil, y consultar vuestros avances en los desafíos de patrocinador, y también desde aquí podréis pasar al modo multijugador sin tener que pasar por la pantalla de bienvenida.

En el modo multijugador todo está dispuesto de un modo muy similar a Forza Motorsport 4. Podemos buscar partida rápida, o según las opciones que nosotros elijamos, crear una partida con nuestros ajustes, ya sea pública o privada, entrar en el modo libre, o en cualquiera de los modos de juego dispuestos por Turn 10. También será el punto de reunión con nuestros amigos en Xbox Live, y podremos entrar a partidas con aquellos que tengamos en una Party o estén en nuestra lista de amigos.

En cuanto a la información que tenemos en pantalla continuamente (el HUD), todo es también muy parecido a lo visto en Forza Motorsport 4. Abajo a la derecha tenemos el cuentarrevoluciones y el velocímetro que nos indican al mismo tiempo la marcha que llevamos puesta y las ayudas que estamos usando. Abajo a la izquierda tenemos un minimapa bastante útil que nos muestra las carreteras que nos rodean (pero no los atajos) y los distintos puntos de interés como son las carreras, avanzadas, radares… En carreras se añade información en la parte superior: La posición en carrera, la vuelta actual y el total (o el progreso en porcentaje si es una carrera punto a punto), y los pilotos que tenemos delante y detrás y la distancia en metros, así como también el tiempo de vuelta actual y el récord.

 Por supuesto, si deseamos una experiencia mas realista, podemos desactivar el HUD al completo y guiarnos por nuestro instinto.

Y no sólo ha sido en la ambientación que los chicos de Playground Games han cogido inspiración de DiRT (el hecho de que en PG haya ex miembros de Codemasters debe influir), porque el aspecto general de los menús recuerda mucho a lo visto en DiRT 2 y 3 especialmente, con todo colocado con unos 15º de inclinación, y usando colores primarios como pudieran ser el magenta o el cian, dándole un toque muy llamativo y moderno a la interfaz.

Controles:

En el apartado de controles, nos encontramos con unas configuraciones muy similares a las de Forza Motorsport 4, hasta el punto en el que casi podremos tener el mismo mapeado de botones, si bien existen diferencias (por ejemplo, es posible colocar la función de rebobinar en el botón Y o X, pero en ningún caso en back, como en Forza Motorsport 4).

 La configuración de los controles es tan sencilla como puede esperarse.

Además de elegir entre 5 esquemas diferentes, en los que sobre todo cambian la disposición de elementos como el freno de mano o el subir y bajar de marcha, podremos activar o desactivar la vibración del mando, invertir los botones para el freno de mano y el embrague (útil para los que usan cambio manual con embrague, ya que permite embragar con A mientras se sube de marcha con B y se baja con X, por lo que queda todo muy a mano para realizar cambios rápidos) y por último, invertir los botones para subir y bajar de marcha.

Pero por supuesto, aparte de estas opciones básicas disponemos de las opciones avanzadas, donde sobre todo si disponemos de un volante, podremos afinar todo al milímetro, todas las zonas muertas tanto interiores como exteriores de la dirección, aceleración, deceleración, embrague y freno de mano, así como la escala de la vibración.

SmartGlass:

Uno de los apartados técnicos nuevos en que se ha hecho especial énfasis últimamente, es la integración de Horizon con Xbox SmartGlass, que para lo que no estén familiarizados con esta tecnología, se trata de la plataforma de Microsoft con la que podemos controlar ciertos aspectos de nuestra consola y nuestros juegos a través de nuestro dispositivo móvil.

En el caso de Horizon, podremos consultar el mapa del juego con nuestra posición casi a tiempo real (ya que se actualiza con cierta lentitud) de modo que mientras que corremos por Colorado podemos saber exactamente donde estamos o a donde vamos sin tener que pausar, aunque debido a la mencionada lentitud a la hora de mostrar la posición actual, es más un complemento curioso que un accesorio útil de veras, aunque por lo menos nos puede servir para planificar rutas mientras conducimos, con el mapa a mayor tamaño respecto al que tenemos en el HUD.


Otra opción es convencer a un amigo para que nos vaya asistiendo en plan copiloto.

Además, la compatibilidad de Horizon con SmartGlass sólo se encuentra al menos por ahora disponible en dispositivos iOS y Windows Phone, por lo que los usuarios de Android no podrán probarlo.

Logros:

La gran mayoría de logros de Horizon se sacan jugando al modo historia y completando la partida, con lo cual hay pocos logros que realmente prolonguen la vida del juego, aunque si queremos sacarlos todos tendremos que echarle unas cuantas horas al modo online y probar todos los modos, así como cumplir tareas bastante específicas. Como apunte, muchos de los nombres de los logros son bromas con doble sentido, haciendo referencia a películas, canciones, o memes de internet incluso.

Los logros son fáciles de sacar, comparado con otros Forza. Eso sí, al traducir los nombres, muchas de las bromas en los nombres desgraciadamente se pierden.

DLC:

Forza Horizon viene acompañado de un plan de DLC que es más agresivo si cabe que el de Forza Motorsport 4. Aparte de los ya mencionados coches de reserva y coches del pack VIP, tenemos que añadir que por el momento la idea es sacar un pack de coches cada mes a 400 MSP, compuesto por seis coches (en lugar de los diez coches habituales de FM4, aunque los packs cuestan 160 MSP menos) y el Rally Expansion Pack que verá la luz el próximo 18 de Diciembre con un precio de 1600 MSP y del que podéis esperar un análisis cuando salga.

Gracias al coche gratuito de cada pack, no sólo podremos ver los coches DLC de otros jugadores en el multijugador, además podremos por supuesto disfrutar sin coste alguno de un pedazo del mismo.

Aparte, existe la posibilidad de comprar el ya habitual Season Pass, que por 4000 MSP nos ofrece el pack del primer mes incluido también en la edición coleccionista, el Rally Expansion Pack, los primeros seis packs de coches de Noviembre a Abril, y además cinco coches exclusivos de este Season Pass, siendo el primero de ellos el Lamborghini Miura Concept de 2006, ya disponible para su descarga. El Season Pass supone un 17 % de ahorro sobre el precio que costaría comprar todos estos DLC por separado.

En cuanto a la calidad del DLC, es pronto para hablar aún puesto que sólo hemos visto dos packs (el del primer mes y el de Noviembre), pero lo visto hasta ahora no es demasiado alentador, ya que predominan variantes de coches que ya están en el juego, coches que vienen de Forza 4, y muy pocas (por no decir ninguna) novedades interesantes, pero habrá que ver el contenido de los cinco packs restantes.

Edición coleccionista:

La ya mencionada edición coleccionista ha resultado un tanto pobre en contenido esta vez, y cabe plantearse si tal vez habría sido mejor que el precio fuera mas alto (pongamos 100 €) a cambio de contenido realmente interesante, ya que se echa de menos algún libro con fotos y material de producción, por ejemplo.

Mas que el contenido físico de la edición coleccionista, la propia edición en si y los complementos para el juego son su gran atractivo.

El juego viene en una steelbook protegida por una funda de plástico con la portada impresa, donde se incluyen una entrada al festival donde vienen impresos los códigos para descargar los extras, consistentes en la membresía VIP que nos dará acceso a eventos exclusivos de rivales, algún coche de regalo ocasional, y un escaparate ampliado con más espacio para fotos y vinilos/diseños así como más espacio en la web para big shots y vídeos, el Pack de coches VIP, el pack de coches con decoraciones especiales, el pack del primer mes (incluido en el Season Pass) y tres símbolos (tokens) que podemos usar para comprar coches sin gastar créditos.

Conclusión:

Finalmente, no queda más que dar nuestra conclusión final tras haber probado a fondo el juego, sin entrar en puntuaciones, pero comentando las sensaciones que nos produce Horizon de una forma más descendida y más abierta.

Y es que sería difícil definir o valorar a Horizon con una sola palabra ya que para empezar, no será del gusto de cualquiera, aunque Horizon no tiene un público objetivo (ya que siempre se ha anunciado como un giro distinto, una forma diferente de ver Forza) quizás los entusiastas de la simulación que disfrutan trabajando sus coches y realizando tuneos no les llegue a calar, pero quizás sí, eso dependerá de cada persona, pero desde luego el mensaje es que el juego merece como mínimo por parte de todos una oportunidad.


Hablamos ya no sólo de un título, sino de una nueva saga dentro de Forza que supone un riesgo, por la ruptura de la asociación de Forza = Simulador en circuitos y aparte, al ser un producto totalmente nuevo, con un estudio nuevo, pero al mismo tiempo, perteneciente a una familia ya conocida y creado por gente veterana dentro del género, por lo cual tenemos esa garantía final de que sabremos que al jugar Horizon, independientemente de si es nuestro juego o no, será un producto de calidad, y que el proyecto cayó en muy buenas manos.

Por supuesto, como todo en su comienzo, Horizon posee algunos fallos de juventud, ya que muchos elementos se podría decir que son de prueba, y según la gente reaccione a ellos, se podrá ir dando más personalidad y más alma a posibles futuros títulos de Horizon, al igual que pasó con Motorsport en su primer juego, aunque Horizon lo ha tenido más fácil, al importar parte de esa experiencia y ese alma, ese famoso ADN de Forza que ya ha conseguido labrarse Motorsport, y ha conseguido modelarlo a su imagen para conseguir al mismo tiempo no sólo tener su propio carácter, si no conservar esos detalles y esas sensaciones que nos evoca Motorsport y nos hace recordar que es parte de la familia.


Y aunque el juego quizás se haga un poco corto, al menos en el modo un jugador, aunque se echen en falta algunos coches que podrían haber estado desde Motorsport 4, y aunque quizás con esta primera aventura fuera de los títulos tradicionales estemos a veces en un dilema interior al notar por un lado que es Forza, pero al mismo tiempo otro juego, está claro que Horizon ha llegado para quedarse, y así lo van demostrando precisamente las críticas de otros medios y también del público.

Independientemente de cuantas ventas y premios consiga, o incluso cuantos jugadores logre convencer esta primera vez, Horizon ha sentado un precedente, en el que una nueva entrega sólo podrá mejorar las cosas con todo lo aprendido en esta experiencia (ya que recordemos que Horizon nació como un “simple” experimento, sin vistas de una saga junto a Motorsport desde el principio) y le depara por ello un futuro brillante.


Así pues, sólo resta decir una vez más, que hay que darle esa oportunidad a Horizon, y al igual que ellos le dieron la oportunidad al proyecto para sacarlo adelante, los jugadores deben dársela igualmente y pensar que hay vida más allá de los circuitos, sin tener que renunciar a nada por ello. Horizon existe, como comentamos en su día, para ofrecernos una experiencia que Motorsport no nos podía dar. Mas despreocupado, más informal, pero nunca menos buena.

Porque recordemos que Forza siempre ha tratado sobre eso, los coches, y Horizon logra darle una segunda juventud a la saga, expandiendo nuestra experiencia con los coches, que al fin y al cabo, siempre han sido los protagonistas.

Y es que sería un error calificar a Horizon como un simple spin-off de Motorsport, tiene ganado su propio derecho a existir en armonía con Motorsport, y desde luego, si te gusta Forza, y te gustan los coches, y aunque quizás no te vaya a gustar cada elemento del juego, definitivamente, te gustará Horizon.

¡Nos vemos en Colorado! 



Análisis redactado por Juli Lirón y Jorge Martínez


5 comentarios:

Cesar Garcia Martin dijo...

Excelente Análisis, lo mejor que he visto en la red...mi enhorabuena por explicar con todo detalle lo que nos ofrece el juego.

josea0909 dijo...

Está claro q es una manera mucho más desenfadada de conducir; a mí lo q me ha defraudado mucho es el sonido, casi imperceptible, de los motores
La variedad musical tb la encuentro escasa
Pero la sensación de conducir en un mundo abierto es muy gratificante

ferran-munoz dijo...

El mejor analisis que he visto de todos.

Anónimo dijo...

buenas yo tengo un problema cn el horizon a la ora d comprar un diseño ke a echo otra persona i nadie sabe decirme nada si me podeis ayudar.... lo agradecería que ya no se ke hacer

Anónimo dijo...

me dice que necesito suscripción a Xbox live gold para usar esta característica o bien el control parental lo ha bloqueado hay algunas que las compra pero a la ora d buscar el diseño no esta .... pufffffff

Publicar un comentario en la entrada

Comenta sobre esta noticia...

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...