martes, 1 de diciembre de 2015

DISPONIBLE HOY EL PACK DLC MOBIL 1 PARA FORZA MOTORSPORT 6


En este tercer mes de soporte DLC para Forza Motorsport 6, decir que veremos sorpresas es ya ser bastante obvio. Con un más que demostrado gran inicio, con la variedad habitual que cabe esperar, el Pack DLC Mobil 1 de Diciembre cerrará el año por todo lo grande, como vereis ahora.

Empezamos fuerte, yendo al grano. Koenigsegg Agera One:1 de 2015.

Koenigsegg lleva tiempo fabricando hipercoches, más de lo que parece, y por desgracia parece que el mundo lo ha olvidado, ya que a pesar de que siguen más activos que nunca, con modelos tan revolucionarios como el Regera, todos parecen haber olvidado el capitulo final del Agera, un veterano ya en Forza que paradógicamente también necesitaba reemplazo, y que además habiendo sido apartado de la ya conocida "santa trinidad" de hipercoches actuales, es decir, el McLaren P1, Ferrari LaFerrari y Porsche 918 Spyder, el  merece sin duda más atención.

El One:1 recibe su nombre de su equilibrio entre peso y potencia, de 1 a 1. Es decir, un caballo para cada kilo de peso. Esto ya hace pensar bastante, pero cuando se matiza que el coche pesa 1360 kilos, con todos los fluidos y medio depósito de gasolina incuido...si, asi es. 1341 caballos de potencia bruta, que lanzan al One:1 a 400 km/h en sólo 20 segundos, alzcanzando teóricamente un tope de 440 km/h. Con sus 6 unidades ya vendidas (cada una por 2,4 millones de dólares) Forza sigue siendo como de costumbre el sitio idóneo para ver de que es capaz esta bestia sueca. Quizás habria que ir haciendo hueco en esa trinidad...

Como veis, es cierto, empezamos fuerte. Pero es literalmente sólo el comienzo, puesto que quedan más coches por conocer, los cuales podrás descubrir a continuación.
 2016 Mercedes-AMG C 63 S Coupé


Aún no ha llegado a los concesionarios (Verano de 2016 para Europa) y si, nuevamente en Forza podrás probarlo antes que en ningún otro sitio...incluyendo probablemente la vida real.

Como buen AMG, el nuevo C 63 S Coupé cuenta con la potencia necesaria para moverse con soltura extra, usando un V8 bi-turbo de 503 caballos, pero también el clásico refinamiento lujoso de un Mercedes de semejante nivel. Como un corredor de fondo vestido de traje, prácticamente.

1990 Chevrolet #30 Douglas Shierson Racing Lola T90/00





Arie Luyendyk ganó su primer Indianapolis 500 con Doug Shierson Racing en 1990, conduciendo este Lola T90/00. En aquella carrera, alcanzó una velocidad media récord de 297 km/h, imbatido hasta 23 años después, cuando Tony Kanaan lo rompió en 2013. 

Por otra parte, Doug Shierson era un magnate del petróleo que paso su tiempo detrás del volante de coches de competición antes de crear el equipo, patrocinado por Domino's Pizza, y ahora podrás conducir este pedacito de historia junto a los Indy modernos con los que ya contábamos de salida.

1963 Ferrari 250LM


Para hacer frente a su archienemigo Maserati, que había creado el primer deportivo V12 central, Ferrari creó el 250 P, que destrozó los records en Monza en 1962, quedando además primero y tercero en las 24 Horas de Le Mans, completando el podio el ya obsoleto 250 GTO de motor delantero. 

El 250 P fué la base para crear a su vez el 250LM, añadiendo un techo y tubos para el chasis más rígidos. Con tan sólo 32 coches jamás construidos, el 250LM jamás alcanzó la homologación necesaria y fué obligado a correr en la clase de prototipos, donde continuó ganando. El 250LM tiene un hueco especial en el corazón de los tifosi más apegados, ya que fué el último coche en lograr una victoria global en Le Mans, y viene a completar más aún la gran colección de Ferraris que tenemos.

1988 Holden VL Commodore Group A SV



Con la marcha de Peter Brock, Holden necesitaba sangra nueva para construir y dirigir su división de vehículos de rendimiento, y Holden recurrió a Tom Walkinshaw Racing para crear HSV (Holden Special Vehicles). 

El Commodore Group A era un modelo de homologación referido con mil nombres, como "Walkinshaw" o "Walky" por su herencia o "Plastic Fantastic" y "Winged Warrior" por el exceso de plásticos de su kit exterior. Dicho kit, a pesar de ser excesivo, era funcional, ya que reducía la resistencia aerodinámica en un 25%. El coche vendió sus 500 unidades necesarias para permitir al Commodore competir rápidamente, y 250 más se construyeron para satisfacer la gran demanda. 

Todos los coches se vendieron en un sólo color, "Panorama Silver", en homenaje al circuito de Bathurst en Mount Panorama. Y es que entre todos los muscle cars Aussies, el Commodore aparte de girar cabezas ha retenido su valor enormemente.



1991 Mazda #62 Mazda Motorsport RX-7


Al final de 1991, el venerable RX-7 de competición habia acumulado 106 victorias del IMSA. 5 de ellas en 1991 por medio del RX-7 número #62 conducido por Pete Halsmer (que ganó el campeonato aquel año) y del #63 de Price Cobb, que quedó tercero. 

Mazda ganó el campeonato de fabricantes aquel año generando 27 puestos finales en el top 5, 4 pole positions, y 7 vueltas más rapidas. El motor rotativo de 600 caballos junto a un chasis tubular y carroceria ancha, fueron sin duda una gran ventaja. Y de paso algo para hacer compañia a otros coches de categoría, como el muy reciente 300 ZX.
1958 Plymouth Fury


Ser un coche de película siempre es duro, ya que la historia o los datos técnicos del coche siempre quedan a un margen, y sólo queda la estética (que se lo digan a cualquier otro coche, como el DeLorean DMC-12 sin ir mas lejos...) pero en este caso, su estética fué precisamente su razón de ser.

Como buen coche americano de los 50, el Fury era todo líneas y diseño excesivo de la era espacial, grande, con mil cromados, formas redondeadas, aletas traseras...era un coche que captaba tanto al ojo que fué el elegido por Stephen King para el libro Christine, donde era un coche poseido que acababa obsesionando a su dueño hasta la locura...y la muerte. Pero por supuesto, fué en la película de John Carpenter donde muchos pudieron ponerle imagen definitiva...si bien los puristas sabrán que era un Belvedere pintado de rojo, color jamás ofrecido de serie, aunque parezca mentira, por Plymouth.

Sólo hace falta el color correcto, unas lunas negras tintadas...y sobre todo correr de noche. Y Sentiremos quizás lo que Arnie Cunningham cuando lo restauró por primera vez. 

Trailer del pack:



Recordad que junto al pack vendrá el habitual parche mensual, que además de incluir los coches para todos (otra cosa es poder conducirlos por supuesto) añade correciones y mejoras al juego, parche que os detallaremos en otro artículo.

Y finalmente, como siempre, el pack es gratis para los dueños del Car Pass y 6 € para los demás. Competición, novedades, hipercoches, clásicos...seguro que encontrareis al menos un coche que os interese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta sobre esta noticia...

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...